17 de marzo de 2011

Sexto día del terremoto

Buenas tardes,

Iba a decir que había poca novedad desde la última entrada que hice, aunque no sería del todo cierto. Gracias a las barbaridades que están soltando muchos medios amarillistas internacionales, que lo único que quieren es ganar audiencia soltando carnaza fresca sin contrastar sus noticias y la mayoría de veces manipulando la información a placer para ganar público, he tenido que adelantar mi vuelo a Barcelona porque, lógicamente, mi familia está preocupada al ver toda la sarta de gilipolleces que se están difundiendo por España.

Como ya dije en algún post anterior, desde hace mes y medio o dos meses ya tenía mi billete de vuelta a Barcelona para hacer una visita a familia y amigos, aprovechando que había unos 12 días de vacaciones en la academia. Después del terremoto, con la dificultad de llegar a la hora a las clases y que habría cortes de luz a ciertas horas del día en determinadas áreas de la ciudad, se decidió suspender las clases hasta que empezase el siguiente trimestre (el siete de abril). Contando con esto, había decidido adelantar mi viaje al día 22 ya que, aunque no hubiera clases, yo tenía que trabajar.

Pues, bien, ayer me llamaron mi hermano y mi cuñada, preocupados pero tranquilos porque confían en lo que les digo yo y no hacen mucho caso a las noticias españolas, y me dijeron que habían hablado con mi madre y que la pobre estaba de los nervios. Así que he hablado con ella esta madrugada pasada (cuando ha vuelto de trabajar, allí eran las nueve de la noche) y me ha cambiado la fecha de regreso para este viernes por la noche hora japonesa. Como dijeron unos amigos, lo que no han conseguido ni un terremoto ni un tsunami ni una central nuclear lo ha conseguido una madre (en su caso dos, madre y suegra xD): salir del país.

Y ahora vamos al lío: dar un poquito de información. En primer lugar, desmentir las gilipolleces (no tiene otro nombre) que están difundiendo varios medios, hablando siempre de Tokyo:

1. NO se han repartido pastillas de yodo entre la población de la capital. Creo que en las zonas más cercanas a la central de Fukushima sí se han repartido, pero estamos hablando de aquellas poblaciones que se encuentran en el radio de seguridad que se ha establecido, que es de 30 km, y en los alrededores; pero NO en Tokyo.

2. El gobierno NO está repartiendo mascarillas entre la población ni hay más gente con ellas puestas. Hay que recordar que Japón es el país de las mascarillas por excelencia; se las ponen cuando notan un leve síntoma de resfriado para no contagiar al resto de gente, además que la primavera está a la vuelta de la esquina y aquí hay bastante gente alérgica (al polen, etc).

3. La gente NO va con gorros, cascos o lo que sea forrados de papel de plata (sí, la mayor gilipollez de todas xD) para "protegerse" de la radiación. Es más, no he visto absolutamente a nadie con casco por la calle (si exceptuamos el día del terremoto, que sí que habían algunos con casco para protegerse de las posibles caídad de cristales, cascotes, etc).

4. Sigue habiendo comida a tutiplén. Ya dije en el anterior post que hay algunos productos que es bastante difícil encontrar, como arroz, pan, bentos ya preparados, fideos instantáneos, etc, pero del resto de comida hay prácticamente de todo (carne, pescado, huevos, verdura, fruta...).

5. En esto no estoy muy puesta ya que no conduzco, pero NO hay escasez de gasolina. Tengo amigos que se mueven por Tokyo en moto y, según dicen ellos, se puede conseguir gasolina tan fácilmente como ir a la gasolinera (lógico, ¿no?). En algunas de ellas hay colas en las que a lo mejor te tienes que esperar unos 15 minutos y en las que a veces no te dejan llenar el depósito con más de 2000 yenes, pero eso es todo. La explicación es que han cerrado un par de refinerías en Tokyo, supongo que será porque estarán comprobando si ha habido daños en las estructuras del edificio y tal a causa del terremoto (esto es pura conjetura, eh), pero Tokyo no se está quedando sin gasolina.

De momento hasta aquí llega mi memoria, porque se han dicho tantas barbaridades que al final a una se le olvidan.

En cuanto a la central nuclear, de ese tema no voy a hablar porque no soy física nuclear y tampoco entiendo mucho cómo va, pero sí quiero poner varios enlaces donde se puede ir comprobando el estado de la central de Fukushima:


Y, sobre todo, me gustaría compartir esta especie de "conferencia" que se llevó a cabo en la Embajada Británica el 15 de marzo en referencia a lo que está pasando en la central de Fukushima, con expertos en este campo. Aunque está en inglés, es una charla muy interesante que aclara muchas dudas de las que podamos tener: los aparatos que miden los niveles de radiación en las distintas partes del país están regulados por la IAEA (así que en todo momento se sabe el valor real de la radiación, ya que se dice que el gobierno japonés está ocultando información), el viento no afectaría a que aumentase el nivel de radiación en Tokyo (es más, ésta llegaría mucho más dispersa y no afectaría en nada su aumento), poniéndose en el peor de los casos la radiación tendría efectos perjudiciales para la salud sobre la gente que está en el radio de seguridad de los 20-30km (en ningún momento, incluso poniéndose en un caso muchísimo peor, esta radiación NO tendría efectos perjudiciales para la salud en los habitantes de Tokyo, sólo en los que se encuentran a pocos kilómetros de la central)...

En fin, quien quiera enterarse de verdad de "lo que podría pasar" si fallase prácticamente todo (algo poco probable), que se mire el enlace que he puesto.

Otro enlace que me gustaría compartir es éste: http://www.vistoenfb.com/conversaciones/zas-a-antena3-por-sus-noticias-amarillentas (aquí abajo está la imagen):


La mayoría de los periódicos, televisiones, etc. españoles no tienen ni el número de teléfono ni la dirección de e-mail de los españoles que residimos aquí en Tokyo, así que se han ido poniendo en contacto con nosotros a través de las redes sociales como pueden ser Twitter y Facebook. Bien, esa imagen pertenece al Facebook de una amiga, con la cual una periodista se puso en contacto para, supuestamente, hablar de la experiencia que está viviendo ella como residente en Tokyo. Como se puede ver, no está pidiendo que cuente su experiencia personal, cómo podría estar viviéndolo ella, sino que directamente le está pidiendo que cuente que hay "transportes abarrotados, las colas en las gasolineras, los cortes de electricidad, la gente que va con mascarillas...". Esto es para que la gente se dé cuenta que en algunos medios hay mucha manipulación y sacan a la luz sólo las noticias que a ellos les interesan porque la calma y tranquilidad no vende, sólo lo hacen las catástrofes y los cataclismos...

Y ya por último, que hoy me estoy enrollando demasiado, seguir diciendo que ya han pasado SEIS DÍAS desde el terremoto y LA EMBAJADA ESPAÑOLA AÚN NO SE HA PUESTO EN CONTACTO con los españoles que vivimos en Tokyo.
Pongo también un enlace, si alguien está interesado, a la página de Nora, una chica japonesa-argentina, que ha recopilado varias direcciones de organizaciones que recogen donaciones para enviar a Japón porque, a pesar de todo el rollo que he soltado antes, no hay que olvidar que la gente que verdaderamente está sufriendo ahora es toda aquella que se encuentra en Iwate, Fukushima, Sendai, etc; porque ellos son las víctimas, no nosotros.

3 comentarios:

lorco dijo...

Aua esa Silvia, recuerda que nos tienes que traer JAMON!!

Sílvia dijo...

¡Voy a traer media maleta llena de embutido! Preparaos para el fiestón cuando vuelva... jujuju

jordim dijo...

Este asunto va a traer cola..