9 de octubre de 2010

Asakusa

¡Buenas tardes!


Parece que cada vez escribo las entradas más pronto, pero es que con la que está cayendo fuera más vale no estar por la calle, porque acabas empapado.


Mi idea de hoy era ir a visitar Kamakura (¿lo podré hacer algún día? xD), pero lleva lloviendo desde anoche y hace unas pocas horitas ha empezado a caer con más fuerza. Así que, aprovechando que esta mañana la lluvia que caía era poquita e intermitente, he decidido ir a dar una vuelta por Asakusa; no estoy dispuesta a quedarme un sábado entero metida en casa ahora que estoy en Japón.


He cogido el paraguas, me he abrigado (hoy sí que hace fresquete, parece que la temperatura ha bajado bastante) y hacia Asakusa. Para no tener que chuparme toda la línea Yamanote, que da más vuelta (por algo es circular xD), he pillado la Keio hasta Shinjuku, luego la línea Toei Shinjuku hasta Bakuro-yokoyama y otro transbordo a la línea Asakusa hasta la estación del mismo nombre. A pesar de la lluvia, la gente que había no era poca.




Farolillo rojo gigante en medio y dos Nio de madera, uno a cada lado; el de la izquierda con la boca abierta (en el budismo representa la vida o el principio) y el de la derecha con la boca cerrada (al contrario que el otro; muerte o final).


He seguido por el caminito de en medio, que está flanqueado todo de puestos con chorraditas varias, y he pasado sin comprarme nada; ¡bien! La verdad es que son cosas que atraen a los turistas y a los no tan turistas; que si un llaverito, que si un colgantito mono para el móvil, que si un recuerdo para llevarme de vuelta a mi país...



Detalle de un poste decorado con las hojitas otoñales del Momiji, que no tiene que tardar mucho en llegar. Las hojas son falsas, ¿eh? xD



Ha costado entre tanta gente, lloviendo y con paraguas por medio, pero por fin llegué al templo Sensô-ji.



De repente, al pasar por la puerta veo humo; ¿se estará quemando algo? Pues sí, pero deliberadamente. Al entrar hay unos puestecitos que pertenecen al templo donde puedes comprar unos papelitos y quemarlos en una especie de incensario gigante. No sé cómo se llama ni lo uno ni lo otro, pero supongo que son para atraer la buena suerte o para "curarte" de algún mal relacionado con la salud, porque había muchos japoneses alrededor de este inciensario intentando "coger" el humo y atraerlo hacia ellos.



Ya en el interior del templo se amontonaban japoneses intentando rezar y muchos gaijins (como yo xD) haciendo fotos a diestro y siniestro. Que me sorprendió que se pudieran hacer fotos dentro, ya que en la mayoría de templos en los que he entrado hasta el momento habían carteles que prohibían cualquier tipo de fotografía (No picture xD).





No sólo existe este templo en el recinto sino que hay más cosas por ver. Por los alrededores hay un pequeño jardín, con su mini cascada y sus carpas incluídas, y otros pequeños templos dedicados a más deidades, además de la pagoda de cinco pisos (creo que son cinco...).




Por cierto, ese simbolito que hay en medio de esta especie de incensario, es una esvástica, aunque no debe confundirse con ningún tipo de señal del nacismo ni nada por el estilo. Hitler adoptó esa figura como elemento representativo de su "partido", pero este icono tiene cientos de años y, a parte de tener varios significados dependiendo del país, suele significar buena suerte. Era algo que yo hasta hace unos años no sabía, es simplemente un apunte por si alguien lo desconoce. Para más información, ve al pozo de la sabiduría ^^.


En fin, después de la parrafada anterior, sigo con lo mío. He ido a ver otro pequeño templo que hay justo al lado del Sensô-ji ¡y me he encontrado con una boda! Justo en ese momento los novios acababan de salir de la ceremonia y se habían montado en un rikshaw de los que pululan por los alrededores. Han estado un rato parados para que la gente les pudiera hacer bien las fotos de rigor y luego el conductor del rikshaw ha empezado la marcha ¡cantando!



video


Supongo que será algún tipo de cántico que se solía (y se suele, por lo que he visto) hacer en las bodas tradicionales japonesas.


Como ya era la hora de la comida he entrado en un Denny's (la primera vez que lo veo xD), un restaurante que tendrá varios locales repartidos, y me he pedido un arroz al curry de estilo indio con trocitos de pollo. Tenía hambre y me apetecía arroz al curry, así que me he dicho: ¡perfecto!


¿Perfecto?, ¡y una mierda! Anda que no picaba el condenado. Debería haberlo deducido: estilo indio = picante. Creo que me he llegado a comer la mitad de lo que me han puesto, pero he acabado con la boca y la garganta abrasadas; podría haber hasta calado fuego al restaurante entero con solo abrir la boca xD.


Como el distrito de Sumida estaba justo cruzando el río Sumida, muy cerca de Asakusa, he pensado en ir a verlo.





Hasta he descubierto por potra el edificio de Asahi (la cerveza), el que tiene una especie de espermatozoide dorado gigante encima (el que se ve al fondo de la foto de arriba), pero la lluvia ha empezado a engordar cada vez más y ya he decidido irme a casa, que me estaba calando viva aunque llevase el paraguas.


Y esto ha sido lo que me ha dado de sí el día, no mucho por la lluvia, pero qué le vamos a hacer. A ver mañana cómo se presenta el cielo. Yo aún estoy empeñada en ir a Kamakura, por mis eggs que lo haré, pero tendré que mirar alternativas por si mañana hace el mismo tiempo que hoy.


¡Hasta otro día!

1 comentario:

Laytaine dijo...

¿Sabias que el espermatozoide ese quiere símular el humillo de una taza de café???????? xDDD