17 de octubre de 2010

Mi nuevo caramelito

¡Buenas noches!

Hoy he ido a visitar el templo de Yasukuni, que se ve que había un matsuri (festival), pero eso ya lo contaré mañana porque ahora toca hablar de mi nueva adquisición.

Después del templo de Yasukuni, he mirado el mapa y he visto que Akihabara estaba bastante cerca, a unos 15 minutos caminando desde ahí, así que he decidido ir ya que me tenía que comprar algunos DVDs vírgenes para grabar cositas que tengo en el ordenador que me ocupan espacio.

Es sabido que "Akiba" es el barrio por excelencia de la tecnología; puedes encontrar de todo: cámaras, ordenadores, televisiones, videojuegos, componentes para ordenador y un sinfín más de cosas. Como ya estaba algo agobiada de tanta gente y tan poca cosa que hacer después de comprar lo que tenía que comprar (no entiendo de ordenadores y toda la pesca, así que yo poco más tenía que hacer ahí xD), me he dicho de ir a dar una vuelta por Harajuku.

Caminando por Omotesando, tranquilamente, me he topado con una tienda en la que aún no había entrado pese a haberlo pensado muchas veces. Así pues, he entrado, he rezado para que alguien hablase en inglés (español ya era mucho pedir xD) y me ha atendido una chica muy maja que me ha dado la información que yo buscaba.

A ver, ya que estaba ahí, hubiera sido una pena que me fuese con las manos vacías, así que he decidido comprar "algo"; además que en estas cosas soy bastante fácil de convencer. Me ha explicado todo con pelos y señales en un perfecto inglés, hemos estado charlando un rato (me ha dicho que era de las afueras de Tokyo y que tenía un amigo madrileño xD) y me ha dicho que, mientras ella hacía el papeleo, podía tomarme algo de la máquina expendedora (gratis, por cierto xD).

El papeleo la verdad es que no ha durado mucho y no me han puesto ninguna pega para poder comprar mi "regalito". Y tras haber pasado algo más de una hora desde que entré por la puerta, he salido con una sonrisa de oreja a oreja, sólo hacía falta verme.

Pero, ¿qué es lo que me he comprado? Aún no lo he dicho, ¿no? Pues mejor una imagen que mil palabras, o eso dicen:


¡¡Mi nuevo iPhone 4!! Sé que la calidad de la foto deja muchísimo que desear, pero qué le vamos a hacer, de donde no hay no se puede sacar (y me refiero a mí, no a la cámara xD). Ya había pensado en comprarme un móvil japonés ya que me será más cómodo aquí que no usar mi móvil español, pero sinceramente no pensé que sería éste. Quizá me haya precipitado y debería haber cogido uno en el que las cuotas mensuales de conexión y todo eso hubieran sido más baratas, pero me hacía ilusión tener un iPhone ^^
En fin, creo que ya es hora de despedirme, que ya es medianoche y mañana hay clase.
¡Hasta otro día!

2 comentarios:

Chiqui dijo...

jajajaj....ok! No lo había visto! Buena compra! A difrutarlo!

Nuria (Nihon mon amour) dijo...

Eso no es un regalo...es un regalazo !
Disfrútalo !!